Echadme en un ataúd de serpientes.

Llenadme la cama de cucarachas.

Introducid arañas en mis oídos.

Pero nunca. Nunca. Nunca. Nunca.

Metas una polilla en mi habitación.

Tras ser telonera de los The Wave Pictures el pasado 8 de Abril en Sevilla, una chica me obligó a ir al Fun Club a verla, ya que durante toda la actuación  estuvo acordándose de mí, del miedo que me dan las polillas, y de lo que me iba a enamorar en cuanto la oyese cantar. Esta chica no suele fallar con mis gustos.

Llegamos mientras  sonaba un chico (Nano Barrera), que compuso las canciones de uno de los cortos que proyectaron esa misma noche “Miríadas” del director Álvaro Parrilla, para mi gusto, el más bonito de ellos (Una vez más la Escuela Andaluza de Cinematografía demuestra el por qué de su cierre).

Nano, fue una grata sorpresa inesperada, una mezcla entre Evripidis Sabatis (En cuanto voz y teclado) y Astrud (En cuanto a programaciones y formas). Dejó patente su habilidad con las teclas, y consiguió crear un ambiente genial para empezar esta noche improvisada, en la que me enfrentaría a mis miedos.

Me ponía nervioso conforme pasaban los cortos.

Al principio solo alcancé a ver a una chica preciosa acompañada por su pelo, desorganizadamente estructurado, recogido de una forma tan particular, que nunca se te podría olvidar la cara que encuadra.

Se sentó. Y mis miedos empezaron a surgir.

El teclado empezó a sonar.

El sonido, como alas de polillas, me envolvió entero. Llevándome con ella hacia el cielo nocturno, hacia ese pequeño mundo que se creó cuando la canción se compuso.

Su fuerza tocando, sus movimientos, su respiración.

Su voz.

Su voz.

No puedo describirla. Como juega con ella, como la eleva, como la lleva a lo más profundo.

Un escalofrío recorrió mi espalda. Una polilla.

Grácil en su vuelo, oscura en sus pensamientos.

Como una Regina Spektor en sus tiempos más oscuros (Lacrimosa, Oedipus), como Jeanne Cherhal (La Famille), como Amanda Palmer (Runs in the family)…

Es cien mujeres en una. Llena de talento. Llena de ilusión. Llena de cosas por descubrir.

Cuando volví en mí, hablamos un rato con ella.

Amaya (Como se llama ella), viene de Madrid y es puro nervio, es ilusión pura. Nos contó que Maud the Moth realmente es un grupo, que lo componen un par de colegas músicos con los que compartía salas de ensayo. Cuando pueden tocan juntos, pero si no es posible, ella sola se mueve donde sea.

Con un disco inminente (que promete tanto como ella) y con las cosas muy claras, esta chica está a un solo paso de llegar lejos. De que todos la tengamos entre nuestro top 5 de Spotify, de que todos hablemos de cuanto nos hace sentir Maud The Moth.

No comprendemos como no tienen ya un sello discográfico que los respalde.

Podéis descargar uno de sus temas en su bandcamp: http://maudthemoth.bandcamp.com/Tambien podeis visitar su myspace: http://www.myspace.com/maudthemoth
En definitiva, la noche mereció mucho la pena.

La polilla más bonita de todas.

C.

BONUS TRACK:

El corto en cuestión, en el que Nano participa con la canción “You Are” : http://www.notodofilmfest.com/index.php?corto=28765#/Home/Ficha/28765/

Anuncios